VIII Abre el rosal de la carroña horrible




Abre el rosal de la carroña horrible
su olvido en flor, y extraña mariposa.
jalde y carmín, de vuelo imprevisible,
salir se ve del fondo de una fosa.
Con el terror de víbora encelada,
junto al lagarto frío,
con el absorto sapo en la azulada
libélula que vuela sobre el río,
con los montes de plomo y de ceniza,
sobre los rubios agros
que el sol de mayo hechiza,
se ha abierto un abanico de milagros
-el ángel del poema la ha querido-
en la mano creadora del olvido...
 

Páginas vistas en total